La dueña del café disfruta de las ventajas de ser su propia jefa

Small Business

Desde dirigir un negocio como pasatiempos de pastelería hasta ser dueña de un exitoso café, Lynsi Steed está viviendo su mejor vida y amando ser su propia jefa.

Después de darse cuenta de que abrir una tienda para su negocio de pastelería no sería lucrativa por sí solo, Lynsi recurrió a su Cámara de Comercio local en busca de recursos para ayudarla a lograr sus sueños de negocio. Con una referencia de la cámara, se puso en contacto con el Center for Rural Affairs para obtener ayuda para iniciar su negocio y encontró una vía que la llevó al éxito.

Trabajando junto a Lori Schrader, especialista en préstamos del Centro, Lynsi recibió un préstamo del Centro en diciembre de 2019 y compró Red Door Coffee en West Point, Nebraska y lo fusionó con su panadería.

Lynsi consiguió que las piezas encajaran gracias a la asistencia del Centro y unos meses de apoyo en el sitio de los propietarios anteriores para navegar por los entresijos de operar el lado del café de la tienda.

"Ser dueña de mi propio negocio no era necesariamente lo que tenía en mente para mi vida hasta que fui a la universidad y me di cuenta del por qué era tan infeliz trabajando para otras personas", dijo. "Finalmente descubrí, que esto era lo que quería hacer, que estaba destinada a ser mi propia jefa".

Además, Lori refirió a Lynsi a expertos en negocios locales que le enseñaron las mejores prácticas para maximizar las ganancias.

"He hecho varias visitas a la tienda y trabajé con Lynsi para darle asistencia técnica de su contabilidad, lo que ayudó a quitarle mucho de encima", dijo Lori. "Ella ha permanecido abierta durante COVID-19, debido a tener una ventana de auto-servicio, lo que salvó el negocio. Lynsi no tiene miedo de trabajar duro y disfruta totalmente ser dueña de su propio negocio".

Lynsi aconseja a cualquier persona que quiera abrir un negocio que primero investigue. 

"Una vez que descubras lo que quieres hacer, asegúrate de saber todo lo que puedas sobre el negocio", dijo. "Lo más importante es aceptar la presión, porque habrá presión, y todo está en la forma en que manejas esa presión".

Lynsi sabe muy bien sobre trabajar bajo presión, desde aprender a operar un café y decorar productos horneados personalizados hasta mantener su negocio abierto durante la pandemia. A pesar del estrés, está agradecida por la oportunidad de tener su propio negocio exitoso.

“Ser mi propia jefa definitivamente ha sido una gran atracción”, dijo. “Poder tomar decisiones por mí misma sin tener que verificar con una fila de personas y poder hacer lo que realmente amo ha hecho que ser propietario de un negocio sea realmente maravilloso”.

Los residentes de West Point, y aquellos que viajan por la ciudad, pueden encontrar una variedad de productos en Red Door Coffee, un  café de servicio completo. Lynsi y sus cuatro empleados de medio tiempo venden deliciosas bebidas, incluyendo café, té y batidos. Ofrecen un menú de desayuno y sirven almuerzos de lunes a viernes. Además, vende productos horneados, incluidos pasteles decorados a medida, galletas, pasteles y más. 

En el futuro, Lynsi espera expandir y abrir sucursales en las comunidades del área, y sabe que puede contar con la ayuda del Centro.

"Confío absolutamente en el Centro. Lori ha sido la mejor asesora de lo que podría pedir", dijo Lynsi. "Ella siempre es súper servicial y responde a todas mis preguntas. Todos en el Centro han sido geniales".