Academia de limpieza ofrece una segunda oportunidad a los emprendedores sin trabajo

Small Business

Click here for an English version of this story.

Carlos Bárcenas contribuyó a este blog.

Ya sea por cierres de empleo o falta de clientes, la pandemia de coronavirus ha dejado innumerables negocios cerrados y personas sin trabajo. Claudia Escobedo y su esposo se encontraron en esa situación, pero han sacado lo mejor de las malas circunstancias.

La pareja sabía que tenían que hacer algo para recuperarse, y sin saber cuándo terminaría la pandemia o si sus trabajos los estarían esperando cuando lo hiciera, Claudia decidió tomar el asunto en sus propias manos.

Después de realizar otros cursos de capacitación a través del Center for Rural Affairs, Claudia supo de primera mano lo valiosos que son sus talleres. Había oído hablar de la Academia de Limpieza del Centro antes y aprovechó la oportunidad de inscribirse cuando se la ofrecieron después de perder su trabajo.

Actualmente, el Centro ofrece cuatro academias en sectores específicos: restaurante, construcción, limpieza, y cuidado infantil. La academia de limpieza incluye la certificación del Instituto de administración de limpieza (CMI) al realizar la prueba después de asistir al evento de capacitación. Las academias varían de uno a tres días por semana, durante cuatro a ocho semanas, según el tema. Para la academia de limpieza, los participantes deben asistir a la academia completa para obtener la certificación CMI.

Después de completar la capacitación y los cursos, Claudia estaba lista para abrir su propio negocio. Comenzó a procesar el papeleo en el verano del año 2020, y todo fue aprobado y finalizado en octubre del mismo año, cuando AC & C Cleaning abrió oficialmente sus puertas.

AC & C Cleaning es un negocio operado por la familia, y cada miembro de la familia de Claudia ayuda en cada trabajo. Entonces, Claudia no solo obtuvo su certificación CMI a través de la academia de limpieza, su hija mayor tomó los cursos de limpieza junto con ella y también se certificó. Obtuvieron muchas habilidades valiosas en el proceso.

“Algunas de mis conclusiones más importantes fueron cómo utilizar todos los productos químicos y productos de limpieza, y también como no mezclarlos, y comprender mejor el tipo de productos químicos que necesitamos usar para las diferentes superficies o áreas que necesitamos limpiar,” dijo Claudia. “Aprendimos a tener mucho cuidado en los trabajos de limpieza que hacemos para evitar caídas o accidentes. Estos cursos han ayudado a que nuestra empresa familiar prospere.”

Jessica Campos, directora del Centro de Negocios para Mujeres del Center for Rural Affairs, ha participado en el diseño y la ejecución de las academias y dice que el objetivo es brindar oportunidades de capacitación a las comunidades rurales para ver el impacto que les han brindado estos negocios nuevos y existentes.

“Las academias brindan educación a los emprendedores que buscan establecer un negocio en ese sector,” dijo Jessica. “Desarrollan habilidades comerciales y aprenden lo que se necesita para tener éxito en esa industria, como finanzas, mercadotecnia, administración, regulaciones, y requisitos de permisos y licencias. Ha sido increíble ser parte de esto y ver a los dueños de negocios y emprendedores convertir sus ideas en un plan para tener éxito.”

Claudia está agradecida por esta oportunidad, que la sacó de una mala situación y la convirtió en una prometedora propietaria de un negocio.

“Asistir a la academia de limpieza me ha ayudado con el conocimiento de cómo limpiar de manera adecuada y efectiva en las diferentes áreas en las que trabajo,” dijo. “Muchas gracias por ofrecer este tipo de academias. Son útiles y nos permiten tener más confianza al abrir nuestros negocios y hacer nuestro trabajo."

Para obtener más información sobre la disponibilidad de la academia, visite cfra.org/events.